MEDIACIÓN CULTURAL Y COMUNIDAD

MEDIACIÓN CULTURAL Y COMUNIDAD DESDE UNA ESTRATEGIA COMUNICACIONAL

Como parte de una buena estrategia comunicacional en el campo de la cultura, resulta fundamental realizar el seguimiento y evaluación, tanto de los programas a largo plazo como de las actividades culturales a realizar en un periodo determinado. El seguimiento tiene que ver con el registro y la revisión informada de una cantidad importante de material y datos que constituirán elementos vectores a la hora de determinar si se han cumplido o no los objetivos planteados para cada acción o proyecto cultural.  En ese sentido, el seguimiento es parte de una valoración global, que permite emitir una serie de juicios críticos para visibilizar elementos (cualitativos e incluso cuantitativos en caso de acceder a presupuestos) que serán decisivos para dar continuidad y/o incorporar transformación en intervenciones futuras.

Observatorio Cultural Sur, durante los días 8 y 9 de febrero del 2016, activa el seguimiento y evaluación informada de las Jornadas de Mediación Cultural, en el contexto del Primer Laboratorio de Arte de Acción y Comunidad en Quilicura.  Para ello, despliega in situ una serie de estrategias comunicacionales pensadas para relevar información en un contexto de trabajo con comunidades diversas en la comuna.

mediacion2La Municipalidad de Quilicura, junto a i Limitada Gestión y Producción Cultural, convocaron a una serie de artistas de performance (nacionales e internacionales) para dar vida al Primer Laboratorio de Arte Acción y Comunidad, en la comuna de Quilicura, Región Metropolitana. Se trata de una experiencia inédita dentro del campo de la gestión cultural que entrama la práctica artística y la construcción de políticas culturales y sociales dentro de un territorio. El laboratorio tuvo, entonces, como objetivo principal el desplegar y experimentar formas nuevas de convivencia, visibilización y solución de conflictos. En ese contexto, se realiza, como actividad clave del laboratorio, un proceso de mediación cultural con la comunidad, a cargo de la antropóloga Carmen Menares (Trashumante: Mediación Cultural). La mediación se activó con la participación de la comunidad organizada proveniente, fundamentalmente, de la Oficina de Migrantes de la Municipalidad, representantes de clubes de la tercera edad,  centros culturales y de organizaciones ligadas a la problemática de la discapacidad. La percepción general es que el proceso de mediación cultural logra no sólo articular y desplegar un diálogo entre pares, sino que, también, se vislumbra como una metodología efectiva a la hora de hacer visibles problemáticas profundas en la comunidad. La vivencia, además, generó un conocimiento entre pares articulando redes de contactos entre la oficina migrante y los grupos de acción para discapacitados, por ejemplo.

mediacion

Las expectativas con relación a la actividad, luego de realizado el seguimiento, fueron satisfactorias entendiendo éstas en función de una información un tanto ambigua acerca de lo que es o significa una mediación en términos de  mejoras en la comunidad. Los procesos de mediación cultural y sus impactos a nivel de construcción de políticas públicas se han desarrollado más sistemáticamente en espacios como museos y archivos, por lo que resituar esta metodología de diálogo comunitario/ciudadano a la gestión municipal constituye una propuesta tremendamente innovadora. Lo mismo ocurre con los nuevos lenguajes del arte, por ejemplo, la performance u otros, que si bien, por un lado, ya forman parte de la práctica artística contemporánea y están vinculados a un conocimiento colectivo; por otro, no son totalmente digeribles por miembros de la comunidad como la tercera edad. Esto despliega todo un campo de problemas y desafíos que, a partir de esta experiencia, como equipo interdisciplinario, estamos enfrentando para próximas intervenciones.

La participación ciudadana permitió, finalmente, realizar el Laboratorio de Arte de Acción y comunidad con gran éxito. Esto, desde lo comunicacional, es un tremendo desafío y una oportunidad para seguir trabajando, desde el eje cultura/comunidad, a partir de lo relevado en los procesos de mediación. Las problemáticas que se hicieron visibles en esta instancia constituyen un acervo importante sobre las cuales se puede seguir elaborando una agenda durante el año desde diferentes áreas de acercamiento municipal, no sólo desde la cultura, sino que, también, desde la gestión en salud, vivienda, obras públicas, etc. La mediación cultural es una metodología tremendamente valiosa a la hora de tomar el pulso a las experiencias de un grupo territorial y, desde ahí, construir políticas públicas.

Paulina Barrenechea, Concepción, 2016

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *